Soy Joes Melo, un persona muy inquieta aunque no lo suelo reflejar exteriormente. Desde pequeño he ido como un saltamontes probando muchas disciplinas y hobbies, aprendiendo un poco de cada una de ellas hasta que me aburrían y empezaba otra cosa diferente.

Estudié electricidad y automatización y estuve muchos años trabajando de ello. No fué hasta 2016 que por mera coincidencia, acabé con una cámara en mis manos, una réflex Sony muy básica que me permitió explorar este mundo. Como todos al principio o la gran mayoría, empecé a fotografiar a mascotas, amigos, paisajes, cosas de casa, la calle, la gente, etc. Poco a poco aprendiendo a usar la cámara y educando mi cultura visual.

Con el paso del tiempo me di cuenta de que, en el retrato y en la moda encontraba mi verdadera esencia, algo diferente que me movía dentro. Decidí enfocarme en estas ramas y comencé a experimentar, jugar, divertirme y enamorarme de la fotografía.

En 2020, en plena pandemia me quedé en paro y fue entonces cuando decidí formalizar lo que durante estos años había sido mi verdadera pasión y dedicación.
Monté mi estudio de fotografía Nomad Oak Studio y empecé una nueva etapa con un objetivo muy claro convertir mi día a día en poder crear, inspirar, y transmitir lo que una foto significa para mi.

Hasta la fecha, he realizado campañas para algunas marcas, colaboro con diferentes agencias de modelos.

Soy una persona muy exigente conmigo mismo y en cada proyecto destino el 100 % de mi energía en que salga de la mejor manera. Me encanta ser el director de orquesta y poder llevar un simple sketch a un proyecto con cara y ojos, aunque tengo muy claro que en fotografía de moda, el mérito es de todos los componentes del equipo y sin ellos no sería posible realizar nada. El hecho de trabajar con un equipo de creativos aporta un valor al proyecto que de otra manera sería imposible.